Revisión periódica

La importancia de tener todo bajo control

La revisión periódica de la cavidad oral es algo que siempre debe tener presente un paciente. Con ella se pueden detectar cualquier tipo de patología presente en la boca. Es aconsejable realizar como mínimo una revisión al año en el caso de los adultos y dos en el caso de los niños, debido a que se encuentran en la mayoría de ocasiones dentro del recambio dentario, precisando un gran control.

Además, aquellas personas que presenten patologías de gran relevancia como la enfermedad periodontal deben acudir de forma cuatrimestral, pudiendo el dentista detener el progreso de esta patología. En el caso de implantes u otro tipo de prótesis, las revisiones periódicas son indispensables, precisando estos elementos un mantenimiento de por vida tanto por parte del paciente como del especialista.

Tres pilares fundamentales para un correcto mantenimiento de la salud oral

Realizar una limpieza correcta de la boca

El primer pilar que se debe tener en cuenta para un correcto mantenimiento de la boca es la limpieza. Con ella se consigue eliminar todos los restos de alimentos que hayan podido quedar durante las comidas. Estos restos sirven de nutriente para determinadas bacterias, las cuales producen una serie de ácidos que atacan de manera directa a la superficie del diente, dando lugar a la tan temida caries. Es recomendable realizar un adecuado cepillado, el cual se base en movimientos de barrido sobre las superficies dentales. Sin olvidar la lengua y las encías.

En niños, las caries que presentan mayor frecuencia son las oclusales. Sin embargo, en adultos son más asiduas aquellas que se localizan entre los dientes, debido a los restos de alimentos que han podido quedar retenidos. En este sentido, el uso de la seda dental es indispensable. Con ella se consigue una óptima limpieza, atacando todos los recovecos de la boca.

Llevar a cabo una dieta saludable

Las personas deben llevar a cabo una dieta equilibrada para un correcto mantenimiento de salud en general y de la cavidad oral. En la actualidad, existen muchos alimentos que están repletos de azúcares añadidos, los cuales pueden llegar a producir importantes daños en los dientes.

Los expertos recomiendan leer atentamente el etiquetado de los productos que se consumen, dejando de lado aquellos que contengan altas cantidad de azúcar. Además, los alimentos que presentan excesiva pegajosidad al diente son muy perjudiciales, ya que en la mayoría de ocasiones la limpieza con el cepillo no es suficiente para eliminar todos los restos que han podido quedar adheridos.

Una dieta mediterránea puede complementar el cuidado de la cavidad oral. Es aconsejable eliminar los alimentos perjudiciales para la salud en general de las personas y que tantos problemas pueden dar en la cavidad oral.

Acudir a revisión periódica

Por último y no menos importante se encuentran la revisión periódica. En esta el odontólogo puede detectar de forma temprana cualquier tipo de alteración que exista en la boca.

Las caries entre los dientes son muy difíciles de ver por el ojo humano. Para ello es necesario una inspección exhaustiva por parte de un especialista, ya que existe un alto porcentaje de probabilidades de que se vea afectado el nervio en pocos meses.

Además, patologías como la periodontitis pueden dar lugar a la pérdida de todas las piezas dentales, necesitando que sean detectadas a la mayor brevedad posible. De esta forma se posibilita la instauración de un tratamiento adecuado según las necesidades y requerimientos que presente el paciente.

Asimismo, los niños deben acudir periódicamente al dentista, subsanando de forma temprana cualquier tipo de alteración en la cavidad oral, en la cual se incluyen los tejidos blandos y los dientes.