Bruxismo

El bruxismo es una patología que aparece como consecuencia de apretar o rechinar los dientes, produciendo la destrucción progresiva de las caras oclusales y sus bordes incisales. Es importante que esta alteración sea detectada a tiempo por el dentista, ya que con el paso del tiempo se verá afectada la altura de los dientes e incluso existirá una mayor predisposición a sufrir caries.

Lo primero que se debe realizar antes de instaurar cualquier tipo de tratamiento es llevar a cabo un completo diagnóstico por parte de un odontólogo, el cual podrá tener en cuenta los diferentes factores que están produciendo esta patología en la boca del paciente.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

El rechinamiento o apretamiento de los dientes es lo que se entiende en la odontología como bruxismo. Pueden verse afectados tanto niños como adultos en algún momento de sus vidas. Cabe destacar que en los niños es un proceso fisiológico, consiguiendo de esta forma un correcto asentamiento de la dentición definitiva en la cavidad oral. Sin embargo, en lo que adultos se refiere, este proceso puede llegar a ser muy lesivo, existiendo diferentes causas que lo producen.

Estrés o ansiedad en las personas

El estrés está muy a la orden del día dentro de la población, llegando a repercutir de manera directa sobre los dientes. Los problemas que se han sufrido durante el día se acumulan de manera inconsciente en la cavidad oral, dando lugar a tensiones en la mandíbula y por tanto la aparición del tan temido bruxismo.

Alteraciones en la cavidad oral

Alteraciones en la mordida, fracturas o ausencia de determinados dientes puede llegar a producir la aparición de bruxismo en las personas. En este sentido, es necesario llevar a cabo un plan de tratamiento en el que se aborden diferentes alternativas como puede ser la ortodoncia o la restauración protésica de las piezas ausentes.

No conciliar de forma adecuada el sueño

Las personas que sufren de insomnio y no son capaces de conciliar un sueño reparador presentan en gran cantidad de ocasiones bruxismo. Es recomendable tener en cuenta este factor, ya que la asignación de determinados tratamientos orales puede llegar a ser insuficiente si no se aborda en primera instancia el problema principal, que es la falta de sueño.

Consumo de sustancias estimulantes como el tabaco, alcohol o café

El consumo de determinadas sustancias estimulantes para el organismo como el tabaco, alcohol o café puede llegar a favorecer la aparición del bruxismo en las personas. Es recomendable disminuir la ingesta de este tipo de sustancias en los pacientes que presentan un mínimo atisbo de esta dolencia e incluso eliminarlas por completo, consiguiendo de esta forma una mejora considerable en lo que a síntomas se refiere.

Síntomas del bruxismo, ¿Cuándo se debe preocupar el paciente?

Los síntomas del bruxismo pueden llegar a ser muy variados, debido a que se ve afectado numerosas estructuras. Es importante que el paciente acuda a revisiones periódicas con el dentista, ya que se conseguirá detectar la patología y dar una solución adecuada de forma temprana.

Dolor o molestias en dientes y mandíbula

El exceso de presión ejercido sobre los dientes y la musculatura de la mandíbula puede dar lugar a dolores en el paciente. En gran cantidad de ocasiones se produce inflamación en la articulación temporomandibular, la cual es la encargada de permitir los movimientos de apertura y cierre de la mandíbula. Además, los pacientes pueden presentar dolor irradiado hacia el oído, como consecuencia del apretamiento y rechinamiento que se ejecuta de manera diaria.

Desgaste y disminución de los dientes en altura

El apretamiento y rechinamiento de unos dientes contra los otros puede provocar un desgaste de las superficies e incluso fracturarlos a largo plazo. Además, la desaparición de estructuras de protección como el esmalte del diente, predispone la aparición de caries de rápida evolución.

Es frecuente encontrar en este tipo de pacientes lesiones en los cuellos de los dientes en forma de ??cuñas hacia dentro?? debido al enorme estrés al que ha estado sometido al diente.

Sensibilidad dental

La sensibilidad dental se debe a la desaparición del tejido de protección en el diente, el cual es más susceptible a determinados estímulos como el calor o el frío.

Dolor de cabeza en la zona de la sien

Los pacientes pueden presentar también dolor en la zona de la sien, debido a una inflamación del músculo temporal, a consecuencia del apretamiento habitual que la persona realiza. Este dolor puede ser bastante recurrente,  debiéndose tener en cuenta que su origen es dental  y acudiendo a un Odontólogo a la mayor brevedad posible.

Tratamientos para el bruxismo

Existen diferentes tratamientos para contrarrestar el bruxismo en los pacientes, los cuales deben ser llevados a cabo por un odontólogo cualificado. La ortodoncia o las restauraciones protésicas pueden ser una excelente cuando la mordida no es la adecuada.

Férulas de descarga

La férula de descarga también es un óptimo tratamiento, consiguiendo la relajación de la musculatura masticatoria y evitando el desgaste de las superficies de los dientes. Es necesario que este aparato sea sometido a revisiones periódicas, posibilitando con ello un ajuste perfecto a la cavidad oral del paciente.