Carillas Dentales

Las carillas dentales se han convertido en un los últimos años en un tratamiento muy demandado por los pacientes, consiguiendo con ellas una mejor estética dental. Se trata de finas láminas adheridas a la superficie visible del diente, disimulando así posibles desperfectos o manchas intrínsecas que el usuario pueda presentar.

Carillas Dentales
Carillas Dentales

En la actualidad, existen diferentes alternativas en cuanto a materiales de elaboración de carillas se refiere para mejorar tu salud dental, siendo necesario contar con el asesoramiento de un odontólogo especializado, el cual podrá ofrecer la opción más adecuada según las necesidades y requerimientos que el paciente pueda presentar.

¿Por qué utilizar carillas dentales?

El tratamiento mediante carillas presenta una enorme ventaja para los pacientes, ya que  se ve reducida la cantidad de tallado necesario sobre el diente en comparación con la colocación de coronas, siendo únicamente preciso contornear la parte frontal de la pieza dental.

Además, el tiempo de durabilidad de las carillas es bastante elevado, rondando entre los 7 y los 20 años. Siempre y cuando el paciente realice un correcto mantenimiento de ellas en boca. Además, la colocación de las carillas no produce ningún tipo de dolor en el paciente, ya que se emplea anestesia local, evitando con ello cualquier tipo de molestia durante la intervención que se va a ejecutar.

Tipos de carillas dentales

Existen diferentes materiales para la elaboración de carillas. Los más comunes son el composite, la cerámica y el zirconio. Una vez colocados sobre el diente, todos ellos ofrecen unas cualidades excepcionales. Sin embargo, se debe tener en cuenta el nivel estético que se quiera conseguir y el precio que está dispuesto a pagar el usuario que vaya a someterse al tratamiento.

Carillas de composite

Las carillas de composite son modeladas de forma directa sobre la superficie del diente, utilizando para ello una fina capa de este material, lo cual aportará mayor estética y corregirá cualquier tipo de defecto visible. Cuando el paciente acuda a la consulta, el odontólogo realizará un pequeño estudio en el que valorará la posibilidad de colocar este tipo de material sobre los dientes, el cual requiere un mínimo tallado.

Una vez aceptado el tratamiento por parte del paciente, el dentista procederá a preparar la superficie visible, colocando posteriormente una fina capa de composite, la cual será modelada hasta conseguir una anatomía que satisfaga a la perfección la estética dental.

Una vez todo el proceso se haya llevado a cabo, el paciente podrá lucir una perfecta sonrisa. Es recomendable no tomar alimentos que puedan teñir la carilla, como puede ser; el tinto, el café e incluso determinados enjuagues orales que tengan en su composición clorexidina. En cuanto al precio vale la pena destacar que son las más económicas, pudiendo estar al alcance de muchos usuarios.

Carillas de porcelana  

Otra excelente opción para conseguir un perfecto rejuvenecimiento de la sonrisa son las carillas de porcelana. Estas, son muy  fuertes y resistentes al paso del tiempo, proporcionando una mayor protección al diente. Siempre teniendo en cuenta el alto grado de naturalidad que ofrece este material en lo que a estética se refiere.

Al igual que las carillas de composite se colocan en la parte visible del diente. Para ello es necesario realizar previamente un estudio completo en el cual se indique al protésico la forma, el tamaño y el color que se desea conseguir mediante la restauración.

Posteriormente, el dentista procederá a tomar una serie de impresiones orales al paciente para obtener un modelo exacto de la boca. El procedimiento es bastante sencillo y el paciente casi ni se entera. Este tipo de tratamientos está muy indicado para individuos que presentan dientes torcidos, desgastados como consecuencia del bruxismo, fracturas e incluso cambios importantes de coloración. Los pequeños espacios entre los dientes también pueden ser tratados con las carillas de porcelana, mejorando exponencialmente el aspecto de la sonrisa.

El precio para este tipo de tratamiento suele ser más elevado, pudiendo resultar el doble en comparación con las de composite sin embargo, hay que tener en cuenta que las cualidades aportadas no son las mismas, siendo necesario valorarlas antes de optar por alguno.

Carillas de Zirconio

Las carillas de Zirconio son las más novedosas de todas las existentes actualmente. Con ellas es necesario un tallado mínimo de la superficie dental e incluso en determinadas ocasiones no será necesario llevar a cabo este procedimiento. La utilización del Zirconio en la elaboración de estos elementos protésicos permite conseguir un grosor que no llega al milímetro. Con ello se consigue un excelente grado de estética y una manipulación ínfima en lo que a la pieza dental ser refiere, en comparación con las carillas de cerámica.

El dentista procederá a tomar impresiones de la boca del paciente, para las cuales, en la actualidad, se están empleando métodos digitales. Este método favorece la obtención de un mayor rango de detalle en el asentamiento de las carillas elaboradas. El precio final del tratamiento con este tipo de carillas suele ser más elevado en comparación con las de composite o cerámica. Sin embargo, combina importantes aspectos de ambas entre las que están una alta resistencia al desgaste y una preparación mínima del diente.

¿Cómo se colocan en la superficie del diente?

La colocación de carillas dentales es bastante sencilla, siendo diferente si se va a colocar de composite, porcelana o zirconio.

En el primer caso la carilla va moldeada directamente sobre la superficie del diente. Por tanto, no es necesario mandar previamente al laboratorio ningún tipo de molde y pudiendo estar lista en pocas horas.

Por contra las carillas de porcelana y zirconio, deben ser realizadas por el técnico protésico y adheridas en boca a través de resinas fluidas.

Un aspecto muy relevante es que este tipo de tratamiento dental permite retirarse con facilidad en un gabinete dental. También es posible revovarlo en aquellos casos que haya sufrido deterioros como consecuencia del uso y el paso del tiempo. Cuando el problema existente sea únicamente por manchas en los dientes, es recomendable valorar la posibilidad de realizar un blanqueamiento dental.