Blanqueamiento Dental

A todos nos gusta lucir una estética dental perfecta y en esa estética tiene mucho que ver la tonalidad de los dientes. En los últimos años se ha avanzado mucho en los tratamientos de blanqueamiento dental para poder lucir los dientes lo más blancos posible.

Blanquemiento dental
Blanquemiento dental

Tipo de blanqueamiento dental

Blanqueamiento dental externo

Este es el blanqueamiento del que siempre suele hablarse, un blanqueamiento de forma externa que consigue aclarar toda la arcada dentaria.

Lo más común es hacer un blanqueamiento mixto. Esto quiere decir que hay una combinación, una parte se realiza en la cínica y después te darán todo lo necesario para seguir con el blanqueamiento dental en casa.

La parte del blanqueamiento dental en clínica consta de una limpieza y pulido previo de las superficies dentarias, la toma de impresiones para hacer unos moldes adaptados a cada boca y el primer paso del blanqueamiento.

Después, llega la parte que cada paciente debe hacer por su cuenta, siguiendo las indicaciones. En la mayoría de tratamiento se entregan las férulas y el material blanqueante en unas jeringas. Así, cada noche se debe aplicar una gota sobre cada diente que se observa en la férula, normalmente desde premolar a premolar, ya que los molares no se muestran en sonrisa. Se debe dormir con la férula para que tenga un efecto mayor.

Blanqueamiento dental interno

Es un tipo de blanqueamiento menos extendido popularmente. Se realiza en dientes desvitalizados por una endodoncia y que a causa de la necrosis anterior habían variado su color.

Una vez que el nervio se ha eliminado, se introduce en la cámara pulpar una sustancia blanqueante durante unas semanas para que consiga aclarar de forma sustancial el color del diente. Cuando haya pasado el periodo necesario para alcanzar el color deseado, el clínico podrá retirar la sustancia blanqueante y hacer la restauración del diente de forma definitiva.

Porqué hacerse un blanqueamiento

  • Se trata de un proceso sencillo, solo se necesita cierta implicación por parte del paciente para ponerse cada noche las férulas.
  • Siguiendo un buen plan de tratamiento, no produce daños dentales.
  • El resultado es inmediato a la vez que duradero. Será más duradero aún si no se toman sustancias que pigmentan los dientes como café, té, vino, tabaco…
  • Te sentirás mucho mejor con tu sonrisa. Hay personas con mucho complejo por el color de sus dientes, si tu sientes así con tu sonrisa, tras el blanqueamiento te sentirás mucho mejor contigo mismo y al estar rodeado de más personas.

Consejos acerca del blanqueamiento externo

No deben hacerse demasiado a menudo pues puede producir una pérdida excesiva de sustancia dental y, en consecuencia, un aumento de la sensibilidad dentaria. Por esto se aconseja seguir concienzudamente los consejos durante el tratamiento de los odontólogos, para que no provoque ninguna patología.

No por echar más cantidad de agente blanqueante en la férula conseguirás el color blanco que buscas más rápido. Lo que lograrás es dañar tu salud dental y provocar una gran sensibilidad. Igualmente, la encía que esté en contacto se verá dañada.

Por último, aconsejarte que no debes obsesionarte con un blanco nuclear en tus dientes. En primer lugar, porque no es natural y, en segundo, porque es muy difícil de alcanzar con estas técnicas. Con el blanqueamiento externo se puede conseguir aclarar varias tonalidades el blanco, pero nunca llegar a un blanco perfecto, sino un tono natural y estético. Lo mismo ocurre con el blanqueamiento interno que se realiza en dientes de forma unitaria.

Contraindicaciones relativas para el blanqueamiento

Aunque no existen unas contraindicaciones absolutas al tratamiento, el odontólogo que se encargue de tu caso sí que tendrá en cuenta varios aspectos para no provocar un perjuicio mayor al beneficio.

Por ejemplo, en dientes jóvenes o con la pulpa muy cercana al exterior del diente, será mejor omitir este tipo de tratamiento porque la posibilidad de crear hipersensibilidad dentinaria es muy alta. También en casos de mucho desgaste o atricción en el diente o en raíces expuestas por recesión de la encía, no está muy indicado por el mismo problema.

En dientes que ya tienen grandes reconstrucciones por empastes, carillas o coronas, los blanqueantes no tendrán efecto sobre estos materiales por lo que habrá que tenerlo en cuenta a la hora de blanquear el resto de dientes, por el efecto óptico que se puede causar.

Por último, destacar que hay tinciones sobre las que el blanqueamiento no tiene efecto. Lo más frecuente es el caso de tinciones de alto grado por clorhexidina o por fluorosis. En estos pacientes hay que recurrir, en caso de considerarlo oportuno, al tallado de las superficies y posterior colocación de carrillas de composite o porcelana para poder enmascarar la tinción. El dentista puede ayudar a hacer una valoración acerca de si vale la pena perder la sustancia dentaria original a cambio de conseguir una mejora estética, según cada paciente.

Últimamente se está poniendo de moda el blanqueamiento mediante carbón activado. Desde la OCU se ha recomendado no utilizar este método ya que a la larga pueden producir un excesivo desgaste del esmalte. Esto se debe al alto contenido en componentes abrasivos.